+34 600 075 507

info@yourhomes24.es

Cómo ahorrar en Calefacción

Ahorra en Calefacción:

Cuando comenzamos con la búsqueda de un alquiler o la compra de una casa, uno de los puntos a despejar es si podremos ahorrar en calefacción.

Y es que no es lo mismo vivir en un 6º piso en Madrid a un chalet en Teruel. El tipo de energía utilizada para mantener el calor en nuestra varía mucho en función del entorno, sistema de calefacción, estilo de vida e incluso de los materiales de nuestro hogar.

Son muchas las formas de ahorrar en casa y hoy abarcaremos los puntos básicos que podemos aplicar para lograr el ahorro tanto en calefacción como en luz y agua.

Ahorrar en Calefacción.

Ahorrar en calefacción no siempre es fácil, más si hablamos de los meses de invierno que vivimos estas semanas. No sólo hablamos de un ahorro en el gasto de nuestra factura, si no del propio ahorro de energía.

  • Preparación del sistema de calefacción: Cuando comienzan los días de invierno es aconsejable hacer una revisión general de nuestra casa u oficina. Te recomendamos extraer el aire de los radiadores ya que gracias a las burbujas de aire podemos estar impidiendo el paso del calor en el propio sistema.

  • Aislamiento: Tan importante es la disposición de los radiadores como el aislamiento de la calefacción. Es decir, de poco nos servirá tener la calefacción alta y las puertas cerradas si nuestras ventanas no son eficientes.

Piensa antes de encender: No somos pocos/as, los/las que entramos en casa y al cerrar la puerta no podemos pensar más que en el frío que hace en casa. Por ello, tendemos a abrir cada radiador que nos encontramos para sentir el calor lo antes posible. 
En todas las casas hay puntos de encuentro generales, como lo puede ser el salón, el comedor o el despacho; lugares en los que estamos la mayor parte del tiempo y al que podemos dar preferencia a la hora de dar calor.

Sin embargo, de poco sirve encender las habitaciones que no serán utilizadas o ese radiador del pasillo de la entrada por el que no pasamos en horas.

  • Enciende los radiadores a horas óptimas: si no vas a pasar el día en tu dormitorio, por ejemplo, será innecesario que mantengas esa habitación con la calefacción encendida. Si no es extremadamente necesario tampoco pasarás demasiado tiempo en tu cocina.
    Si bien durante el día podemos prescindir de estos radiadores, podemos encenderlos unas 2/3 horas antes de irnos a la cama. De este modo, llegaremos a nuestra habitación con un calor óptimo habiendo ahorrado en calefacción, simplemente siendo previsor/a.

  •  Apaga la calefacción: A no ser que nos enfrentemos a temperaturas realmente duras, no es necesario que dejemos la calefacción encendida durante la noche, por lo que podemos apagarla para ahorrarSi salimos de casa durante horas, podemos mantener la calefacción a unos 15 grados para, simplemente, mantener el calor de las habitaciones.

  • Ventilación de la casa: Si bien es cierto que refrescar la casa es lo más indicado para renovar el aire y limpiar, bastará con 15 minutos para evitar perder calor.

  •  No pongas ropa u objetos sobre el radiador, esto impide que el calor salga hacia afuera y la habitación, por lo tanto, se calentará con mayor dificultad.

 


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.